El terror se apodera de los vecinos de Casanova Godoy cada vez que llueve

El terror se apodera de los vecinos de Casanova Godoy cada vez que llueve

18 octubre 2020 Desactivado Por urgentevenezuela


Con la llegada de la temporada de lluvias, también llega la angustia y dolor de cabeza para los habitantes del Sur de Maracay, municipio Girardot, quienes por años han sufrido de inundaciones y anegaciones debido a la crecida del Lago Los Tacarigua y el desbordamiento del río Madre Vieja.

Un vecino señala hasta donde llegó el nivel del agua

Pero aunque este año habían sido azotados por las precipitaciones, para ellos fue una sorpresa lo ocurrido la noche del lunes 12 y la madrugada del martes 13, cuando vivieron momentos de terror al ver la magnitud de agua entrando a sus viviendas.

Según relataron, aproximadamente a las 8:00 de la noche empezó a llover, sin embargo, no esperaban que la situación pasará a mayores, razón por la cual la mayoría se dispuso a dormir y así lograr descansar un poco para continuar al siguiente con sus deberes.

La calma duró poco, ya que a eso de las 11:00 de la noche empezaron las inundaciones, algunos habitantes gritaban alertando a los demás vecinos de la situación, ¡el río se desbordó, corran! Y es que la fuerte precipitación registrada esa noche no tuvo clemencia con los pobladores de la zona sur de Maracay.

SIEMPRE OCURRE

Aunque las anegaciones de las calles es normal para los habitantes, muchos relataron que la que sucedió a inicios de la semana fue un hecho histórico para los pobladores de La Esmeraldita, La Punta, Mata Redonda y en especial Casanova Godoy.

En este sentido, Edgar Rodríguez indicó que lleva toda su vida viviendo en la zona y están acostumbrados a la situación, sin embargo, las lluvias cada vez son más inclementes con el sector y el agua superó metro y medio dentro sus viviendas, perdiendo gran cantidad de enseres.

“Vivo solo, fue un momento muy aterrador, estaba dormido y sólo escuché los gritos de los vecinos, me asomé y vi el agua entrar a mi vivienda, por eso decidí subir a una habitación que hice en la planta alta y así resguarda mi vida y las pocas pertenencias que me quedan”.

Señaló que en otras ocasiones las lluvias no habían ingresado tanto a las casas, “llegaban a la calle y en las casas no tanto, pero en esta oportunidad fue mucha agua y el nivel aumentó considerablemente, las calles se convirtieron en una laguna y los pocos enseres flotaron”.

Por su parte, Jorge Liendo manifestó que aproximadamente a las 12:00 de la noche empezó la tragedia, “dentro de las casas el agua superó el metro de altura, fue tanta que todavía no ha bajado por completo, estamos limpiando y tratando de recuperar lo más posible”.

Indicó que a pesar de la mala situación han recibido insumos por parte de los organismos gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro, “nos han traído agua potable, entre otras cosas, entendemos que hay personas hacia los lados de Mata Redonda que está peor que nosotros y se les debe atender primero”.

ALGUNAS CALLES SUFRIERON MÁS

A pesar que en algunas calles el agua ha bajado, los estragos de las lluvias dejaron en las mismas escombros, lodo, los vecinos sacaron sus colchones a secar, las cuadrillas y los habitantes están limpiando, es parte del panorama que se vive en la comunidad Casanova Godoy.

Nelson Rodríguez mencionó que desde las 2:00 de la madrugada empezó la tortura y aunque la adrenalina los ayudó a recoger sus enseres de forma rápida, ya a eso de las 3:30 de la madrugada la cantidad de agua era tanta que decidieron darse por vencidos y sólo ver como se perdían los artículos por los cuales habían luchado toda su vida.

“A un metro llegó el agua, todo es un desastre y los corotos todavía los tenemos arriba, ya que no sabemos qué situación se presente de nuevo, en el patio todavía tenemos agua, no ha bajado, estamos luchando y limpiando, pero es una situación que nos llena de tristeza”.

Señaló que vivió el desespero de ver todos los artículos de su vivienda nadando entre las aguas del río, “tengo 20 años viviendo en Casanova Godoy y es la primera vez que las lluvias causan un daño de esta magnitud, lo perdimos todo y sabemos que nos costará mucho recuperarnos de esto, pero las esperanzas son las últimas que se pierden”.

De igual forma aprovechó la oportunidad para solicitar ayuda a los entes gubernamentales, “no hemos recibido ayuda, han dado bolsas de comida, pero a nosotros todavía nada, sabemos que hay comunidades más afectadas, pero para todos la situación fue compleja y ahora recuperar todo es más difícil”.

Asimismo, Alexis Pacheco precisó que el agua no sólo entraba por la calle, también por las alcantarillas y los baños, “por todos lados salía el agua, estamos tratando de salvar las cosas, pero cada vez era más difícil, llegó un momento donde nos tocó resguardarnos y sólo ver como las cosas se perdían”.

Pacheco mencionó que a las 3:00 de la madrugada empezó a cargar las cosas y a colocarlas lo más alto, “dentro de las cosas había un río más, perdimos colchones y comida, todo estaba flotando, estamos lavando la ropa y sacando el barro, ya que queremos recuperar lo más posible”.

TOCA LIMPIAR Y SALVAR LOS COROTOS

Muchos vecinos se han puesto de acuerdo y entre todos están limpiando las calles, para así tratar de dejar atrás los estragos de las lluvias y empezar una nueva vida, dejando un mal recuerdo que no olvidarán en muchos años.

Sin embargo, gracias al apoyo entre todos lograron solventar la situación esa noche, los hombres colaboraron y cargaron los electrodomésticos para así no perderlos y ahora sólo les queda limpiar y recuperar sus hogares.

Tal es el caso de la señora Hilda Nohemí Rodríguez, que desde el martes ha estado lavando la ropa y quitándole el barro, tratando así de recuperar sus cosas, que le costaron tanto obtener.

“Sacando barro y lavando, además de limpiar los cuartos y tratar de salvar lo más posible, hasta los libros los perdimos, todo se mojó ese día, hasta ahora he logrado limpiar por completo una habitación y así voy poco a poco recuperando mi casa”.

Solicitó a las autoridades no olvidarse de la zona de Casanova Godoy, “estamos pasando trabajando, cansados de tanto limpiar y tratar de dejar todo como estaba antes, soy una persona mayor, es lamentable que el río se desbordara y peor aún que perdiéramos todo, siempre que llueve el corazón casi se nos sale por la boca y ahora será mucho peor, ya no sabemos qué esperar”.

Mientras que Freddy Rodríguez resaltó que llevar las viviendas a la normalidad es un proceso largo, “el agua llegó de un solo golpe y se llevó todo a su paso, tenía un muro y la corriente se lo llevó y el agua se nos metió, ya tenemos tres días limpiando y sacando barro, todo lo que teníamos se perdió”.

Por último, los vecinos manifestaron que la situación es traumática tanto para ellos como para los niños, quienes deben salir corriendo cada vez que caen dos gotas de agua, ya que no saben que esperar de las inclementes precipitaciones.

MÓNICA GOITIA | elsiglo fotos | JOEL ZAPATA